...

El Almirante, Ciudad Olvidada

Una Ciudad que en sus inicios fue considerada, Ciudad Modelo

Por: Lucy Rosario  

Basuras en las Calles
Santo Domingo Este, - RD.  La Ciudad del Almirante Surge gracias al proyecto Faro a Colón el año 1991, el gobierno del doctor Joaquín Balaguer conjuntamente con el gobierno español abordaron el desalojo de los residentes en las cercanías del Faro.
A pesar que fue un gran proyecto y una ciudad modelo desde sus inicios, donde los moradores que aún viven aquí recuerdan que la energía eléctrica no se interrumpía, el sistema de drenaje funcionaba de lo mejor, la basura no era dolor de cabeza y los parque y zona recreativas eran un sueño.



Miguel Díaz 
Esta ciudad, a casi 20 años de su fundación es todo lo contrario, la energía eléctrica es un caos, EDEESTE, no soluciona sus problemas energéticos, cada vez es peor, el sistema de drenaje y agua pluvial es foco de contaminación y cuando llueve es una ciudad totalmente incomunicada y la basura es como si no tuviéramos dolientes en el ayuntamiento del municipio.
En la pasada campaña electoral todos recordamos con pesar y mucha vergüenza, como fue suspendida la marcha caravana con el presidente Danilo Medina, a causa de las grandes precipitaciones originadas ese día, las calles estaban totalmente incomunicadas y los vehículos en donde el presidente se movilizaba se quedaban en los grandes lagos repentinos.

El Presidente Danilo Medina ordeno la pronta reparación de sus calles, aceras, contenes y drenaje pluvial, pero aún estamos a la espera de que se cumpla la orden mandada por el primer mandatario de la nación.

La delincuencia

Colmado con Rejas 
En ese sentido, moradores de este sector alegan que bandas organizadas asaltan a comerciantes que se han visto en la necesidad de hacer inversiones en su propia seguridad, enrejando sus negocios o comprando algún tipo de arma para defenderse, así también el transeúnte que sale por la mañana a su lugar de trabajo y que tiene que regresar en las noches dentro de las tinieblas por falta de la energía eléctrica, estos son asaltados y mucho herido por armas blancas y de fuego.

Centro de Asistencia Medica


El Almirante, donde habitan 65,000 personas, tiene un pequeño hospital de apenas 24 camas y una
Hospital del Almirante 
población pobre con alta demanda de salud.
La estructura física no ha recibido mantenimiento desde hace casi 11 años, cuando fue inaugurada por el entonces presidente Leonel Fernández Reyna.
Aunque los moradores de esta comunidad tienen relativamente cerca los hospitales Darío Contreras y el traumatológico Ney Arias Lora, a las personas se les hace difícil trasladarse a estos centros por la lejanía.

Una población que recibe servicios casi apiñada, y médicos que intentan dar lo mejor de ellos mismos, son sólo dos aspectos relevantes en un centro que tiene dos meses de atraso en su subvención.
Se trata de una comunidad pobre, en la que la mayoría de sus moradores viven del trabajo informal. Eso convierte a sus moradores en personas con poca capacidad de pago, reconoce el administrador del centro, quien insiste que es necesario invertir más en la educación de la ciudadanía.
El Deporte y la Recreación
Cancha del Almirante 
Los principales parques recreativos del Almirante, que acogen las familias los días feriados y en horarios libres, al caer la noche se convierten en jauría de lobos, por la falta de seguridad y de iluminación.
Cuando hay luz, niños y jóvenes reutilizan materiales reciclados para improvisar partidos de béisbol en el único centro de recreación que está a la entrada del Almirante. 
Pero está sana distracción se ve empañada cuando se oculta el sol, aquellos que aprovechan estos espacios públicos solo disfrutan durante el día.
Las paredes y mallas que las dividen están en el suelo y el acceso de personas mal intencionadas es el diario vivir en los al rededores. 
Los inconvenientes que presenta Almirante para la salud y bienestar general de sus habitantes, contrasta con ese vivir entre el hedor a cloaca, lidiar con la delincuencia, el desempleo, la contaminación ambiental producto de los numerosos vertederos improvisados, el enjambre de mosquitos que deja cada lluvia y los molestos apagones en noches calurosas, todo lo cual conllevan a pensar que la insensibilidad de las autoridades dominicanas no tiene límites con los residentes de este sector.

Ojalá que en esta ocasión los ministerios e instituciones responsables de solucionar cada dificultad de esta sufrida comunidad, apelen a su restringida capacidad de ponerse en el zapato ajeno y entiendan por un momento las vicisitudes que viven a diario sus moradores. 

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.