...

El Ladrón y sus Ataques Profesionales


Tucy Peña 


Me parece que hoy es mi día, voy pasando por la acera de esta calle solitaria, miro hacia dentro de la casa…. ¡Oh, sorpresa a lo lejos puedo ver una laptop y otras cosas más!!!! Voy a cometer un delito y nadie me puede detener. Dios mío no me dejes solo.

Mi alegría se convierte pronto en una especie de neblina mental. Primero entro a la casa y me escondo en una especie de habitación porque me percato que alguien viene. El tiempo vuela y comienzo a sudar, así que me mantengo en ese lugar quieto hasta que la persona de sexo femenino se mueva.
Agarro la laptop, un teléfono y una cartera… pero con la prisa me dejo algunos de los objetos más preciados.
Mi cómplice, Ronny, me señala unas radios de comunicación que están en la mesa…. Pensé que en esta casa vive un militar o un técnico de estos aparatos.
Luego, señala el televisor que está en la otra habitación.

Estoy destrozado: pensé que iba a ser un ladrón bastante bueno.

Al menos no tengo que preocuparme porque me descubra la policía, porque ya me voy.

El ladrón se va de la casa y deja todo en momento de angustia y pensamientos a una familia.

Hemos podido notar que los ladrones llamados profesionales actúan de forma oportuna (Descuidistas) y con un acompañante de labores el cual hacen buen uso de la comunicación corporal y visual.

los ladrones tienen una compleja caja de herramientas cognitivas, con habilidades desarrolladas y automáticas, muy similar a la de un jugador de ajedrez o una estrella del tenis.

 Piloto automático

Yo me interese en hacer esta investigación a raíz de los actos delictivos que se dan en el diario vivir, y realmente, que hacen estos elementos para planear y ejecutar sus acciones que en el fondo no deja de ser un trabajo como cualquier otro.  
Investigó en sus recuerdos con entrevistas y cuestionarios, entre risas y mostrándoles fotos y mapas de casas y de calles para intentar que recordaran sus estrategias. Podríamos pensar que los delincuentes condenados o que ya cumplieron condenas son desconfiados o tienen una actitud hostil hacia alguien que intenta descubrir sus secretos. Pero, en realidad, les gusta.
¿Qué pasa con ellos? La mayor parte del tiempo están muy aburridos. Así que están encantados con que alguien se interese por lo que hacen, en la investigación me doy cuenta que la mayor parte de los ladrones trabajan con un habilidoso "piloto automático" que les permite aprovechar rápido las oportunidades que encuentran.
Todo empieza mucho antes del día en que cometen el delito. Cuando el ladrón empieza a necesitar dinero, comienza a fijarse en objetivos potenciales durante sus actividades diarias, como visitar hogares ofreciendo un producto que ni siquiera existe, por poner un ejemplo.

Pero son sorprendentemente flexibles y pueden cambiar rápidamente de idea el mismo día si ven otra casa que es de más fácil acceso, porque alguien ha dejado la puerta o una ventana abiertas o porque los propietarios están fuera.

Una vez dentro, el piloto automático es esencial para que el delincuente no pierda la cabeza, tal como recree en la parte del inicio, un robo que fue real.

En el subconsciente


Utilizamos una simulación real de un robo para determinar cómo estos delincuentes actúan en medio de un robo.
A pesar de lo artificial de la situación, tienden a tomárselo en serio y muestran un comportamiento igual al que tendrían en una casa real.
¿Qué tan complicado puede ser? me pregunté a mí mismo, mientras entraba en esa casa de un vecino.

Aunque sabía que debía fijarme en los objetos pequeños, fácilmente transportables y de mucho valor, de alguna forma mis ojos no se fijaron en ellos.

Mi mente iba de prisa, pero no pude encontrar nada, así que acabé decidiéndome por los objetos grandes y difíciles de manejar.
Mi confusión ofrece un gran contraste con el comportamiento de los ladrones en las simulaciones, que desarrolle con unos amigos de la infancia y la juventud en los Mameyes.

Los ladrones experimentados siguieron en su mayoría la misma ruta por la casa, yendo primero a las habitaciones de arriba y luego a las de abajo, todo como una práctica de ruta, así como cuando en mi carrera profesional periodística hacemos una ruta en la autopista las Américas a la altura de Boca Chica, ver cómo va el Elevado, luego al Aeropuerto ver que paso con un vuelo que se retrasó y la otra en Ciudad Juan Bosch, porque en los próximos días será inaugurada…. Siempre comenzamos de allá para acá. Esto es un ejemplo.

¡Pero estos Ladrones profesionales! Encontraron fácilmente los bolsillos con las carteras y las tarjetas de crédito, así como las ropas de diseño, las joyas y otros pequeños objetos de valor, dejando atrás los aparatos electrónicos que se quedarán obsoletos rápidamente.

Con una medida de solo cuatro minutos en la casa, los profesionales acumularon objetos por un valor de cerca de $56,000 pesos, más que yo que estaba concentrado en los objetos más grandes, que al final no pude sacarlos…

¿Cómo estos actúan?


Siempre hemos escuchado la frase, (El Ladrón va a 3 cosa) a robar, a matar o a que lo maten… En mi estudio realizado a ellos pude darme cuenta que casi siempre actúan en los hogares que están sin habitantes, en su defecto, si los que viven en esta no se encuentra en casa.
Ellos una vez están dentro de la casa y por casualidad se encuentran con que alguien que está dentro, estos se esconden hasta poder salir y si, se ven en un eventual peligro pueden salir corriendo.
En muchos casos los ladrones actúan según la situación que lo a merite, muchos de ellos cuando se ven acorralados salen corriendo y gritando… un ladrón, un ladrón para estos confundirse en la multitud.

Trucos para defenderse

 
 Por este comportamiento rápido, sistemático e inconsciente, yo comparo los robos con otras actividades que exigen destrezas y habilidades, desde la música al tenis o el ajedrez.

Los mejores en estas áreas dicen entrar en un estado similar de "fluidez" en el que toman la mayoría de decisiones cruciales sin ser conscientes.

Y al igual que con esos otros tipos de expertos, yo creo que los robos dependen de complejos "esquemas psicológicos".

Puede que esta teoría parezca un poco indeterminada, pero yo espero que sirva para indicar formas prácticas para luchar contra la delincuencia.

Teniendo en cuenta las conclusiones de esta investigación, no me sorprende que las alarmas ya no sirvan mucho para disuadir a los ladrones; al oír una alarma, la mayoría de los vecinos tardan unos 20 minutos en llamar a la policía más el tiempo que se toman las autoridades en llegar, así que no son una gran amenaza.

Y son tan comunes que los ladrones han incorporado su sonido en sus esquemas mentales y pueden seguir robando sin poner atención al sonido.

Yo cree que un truco útil podría ser encontrar algo inesperado que no entre en el guion habitual de un robo, para sacar al ladrón de su proceso mental automático y subconsciente.
"Es probable que algo así les haga abandonar el delito", digo yo….
Hacer sonar una grabación con sonidos de pasos, incluso algo tan simple como el encendido de un bombillo automatizado o que la música se encienda de forma automática…. puede ser suficiente para distraer y perturbar al ladrón.

Otra idea sería construir tu casa u organizarla de una forma distinta para confundir los mapas mentales del ladrón, el delincuente cuando entra a la casa de forma automática sabe dónde se ponen los objetos de valor.
"Hay que innovar, porque los ladrones se acostumbran a todo", y usted piensa de repente que el ladrón sabía dónde estaban los objetos de valor, porque alguien se lo dijo.

 De momento, hay algunas medidas fáciles que podríamos tomar en cuenta.

Además de lo obvio (acordarse de cerrar las ventanas y las puertas), yo cree y lo he puesto en práctica, que una de las mejores estrategias es hacer como que siempre hay alguien en la casa.
Si sales a comprar, puedes decir adiós antes de cerrar la puerta para dar la impresión de que hay alguien dentro, aunque no sea verdad o colocar un abanico o ventilador que apunte a la cortina de lejos… así da la sensación de movimiento en casa. 





  



No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.