...

El Saber Remplaza el Miedo, El Asalto de Bella Vista Mall


Por Tucy Peña / El Diamante Informativo RD

El oficial de seguridad no puede estar seguro, casi nunca de que hay una agresión en progreso hasta que pasa un mínimo de tiempo, desde que el delincuente la pone en marcha, tiempo suficiente para que el ataque se haya consumado. 


SANTO DOMINGO. Un muerto y un herido esta noche es el saldo de un asalto a un camión de valores frente a la plaza Bella Vista Mall, en la avenida Sarasota de esta capital.

El fallecido es Bienvenido García, de 45 años, informó la médico legista actuante en el caso, Cándida Correa. Mientras que el herido fue identificado como Yeuri Eduardo Cuevas. Ambos eran empleados de la compañía de seguridad G4S. El herido fue llevado a un centro de salud en estado de gravedad.

Los asaltantes cargaron con la valija. Según dijeron testigos, el asalto se realizó con armas de alto calibre, alrededor de las 7:10 de la noche, y los delincuentes dispararon de manera indiscriminada. 

Esta fue la información que corrió como la pólvora cundo este lamentable hecho ocurrió en una importante plaza comercial, donde tu y yo frecuentamos con nuestros hijos.  

Mi Opinión 

Como experto en seguridad me permito indicarles que el vigilante fallecido no tuvo oportunidad de utilizar su arma, un tiroteo entre asaltantes y vigilantes es el peor escenario que se pueda ver y mas en un centro comercial lleno de personas de todo tipo.

La cuestión es que el movimiento de los valores en un centro comercial tienen que estar planificado de forma integral entre todos los establecimientos que allí operan y no por cada establecimiento de forma independiente.

El transporte de valores de los establecimientos comerciales que operan en dichas plazas debería realizarse en horario de no movimiento y flujo de público o se debería establecer pasillos única y exclusivamente para tales fines, así evitaríamos el que estas practicas se sigan llevando acabo en medio de personas inocentes   

Desde luego, el camión que se utiliza para el envió de los valores  no puede verse obligado a estacionarse en la calle a una buena distancia de los establecimientos.

La salida del vehículo debe estar procedimentada, pero cuando obligamos a los vigilantes a salir en medio de una multitud es virtualmente imposible distinguir los focos de amenaza; y el resultado es que un mal nacido se puede acercar tanto a un vigilante como para asesinarlo sin que haya muchas posibilidades de defensa tal como ocurrió en este asalto macabro. 

El oficial de seguridad no puede estar seguro, casi nunca de que hay una agresión en progreso hasta que pasa un mínimo de tiempo, desde que el delincuente la pone en marcha, tiempo suficiente para que el ataque se haya consumado. 

Sin embargo, el delincuente sí que está decidido desde el primer momento a consumar la agresión ya que a este no le importa la vida de los de más y su único objetivo es lograr lo ya planificado.

Esto que escribo implica que el oficial tiene que valorar la realidad del ataque, cuidar el transeúnte y los que los rodea, porque una reacción desproporcionada siempre le perjudica con muerte o prisión. 

Esta es la gran ventaja del delincuente atacante, que por desgracia no cambia solo porque el oficial disponga de un arma de buena potencia de fuego y no un revolver de 5 tiros.

El asunto no es estar preparados con todos los cursos y entrenamientos; es también que estos puedan portar armas de fuegos en buen estado y de rápida respuesta. 



No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.