...

Los piojos en las escuelas y colegios


 Esto es una realidad que esta afectando hoy en día en diferentes centros educativos y no se le presta la atención adecuada. Se debe concientizar a los padres para evitar la propagación de los piojos en las escuelas.
  
Los piojos  son parásitos que se alimenta de la sangre de las personas son considerados uno de los problemas más preocupantes que pueden afectar a la cabeza de los niños. La escuela o el colegio, es el lugar donde más se proliferan los piojos, debido a la gran cantidad de niños que concentran. Y aunque los piojos de la cabeza no transmitan enfermedades  y no representan riesgos para la salud de los niños, puede provocar daños al cuero cabelludo si no son eliminados. En razón de eso, un trabajo de prevención es lo más recomendable durante todo el año escolar, tanto para prevenir como para evitar que las infecciones de los piojos  se expandan.

Para evitar una infestación, brote o epidemia de piojos en los colegios, es necesario que los padres de los alumnos también se impliquen en ello. Para eso, es aconsejable que tanto profesores como padres adopten algunas medidas y cuidados para  prevenir la pediculosis entre los escolares.
 Evitar que las prendas de vestir, es decir, gorros y gorras,  cintas de pelo, abrigos, que los niños suelen colgar en las perchas del aula, estén en contacto directo. Los piojos no vuelan ni saltan, pero caminan rápidamente entre un elemento y otro.
 Se debe aconsejar a los niños a que no compartan peines o cepillos,  ni gorros o gorras, ni abrigo, toallas. Un solo niño con piojos puede contagiar a muchos otros niños.
Si hay casos de piojos en el colegio, pedir a los niños que eviten el contacto de cabeza con cabeza, que las niñas lleven el pelo recogido y los niños el pelo lo más corto posible.
 Es necesario desmitificar que los piojos están relacionados con la falta de higiene de los niños.  Es aconsejable que se aclare a los niños que los piojos no distinguen clase social, ni color de piel, ni el estado de higiene. Los piojos solo necesitan del calor humano y de la sangre para sobrevivir y reproducirse.

Se  trata mediante los insecticidas disponibles (permetrinas, piretrinas y malation). Dada la resistencia de los huevos al tratamiento, si se utilizan permetrinas el tratamiento debe repetirse a la semana.


 Se debe aconsejar a los niños a que no se olviden de peinarse  los cabellos todos los días, antes de acudir al colegio.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.