...

NACIONALES - Los limpiavidrios no son el problema

Lunes 24 de julio de 2017 
Fotos | Vídeo | Audio | El Diamante Informativo RD

Por: Amauris Sandoval 

Recientemente, las autoridades decidieron, de golpe y porrazo, resolver el problema que acarrea a la capital y otras ciudades del país los molestosos limpiavidrios apostados en los semáforos de las principales avenidas, como si se tratase de un foco de contaminación o un criadero de mosquitos.

Décadas de exclusión social no se compensan en un abrir y cerrar de ojos. La desigualdad no se elimina por decreto; la situación requiere de un abordaje integral que incorpore a estos individuos a diferentes actividades socioeducativas que los incluya en una ruta de desarrollo, al integrarlos a acciones productivas que no sólo los saque a ellos de la miseria en la que han vivido, sino también a sus herederos.

Retirarlos de las calles sin el abordaje que contemplan los protocolos correspondientes produciría un efecto inverso al esperado: “la violencia no se combate con violencia”; ya bastantes agresiones han padecido con la exclusión social que los alejó de las oportunidades necesarias, del acceso a la creación de capacidades que les permitiera su desarrollo integral.

Los limpiavidrios no son el problema, el problema radica en la desigualdad, en la falta de institucionalidad y en la corrupción descarada que ha privado a millones de niños y jóvenes de cientos de institutos politécnicos y de centros de formación técnico-profesional, como Infotep y el Itlas, en los que habrían adquirido la preparación indispensable para llevar a cabo el proceso de preparación que les permita desarrollar diferentes talentos.

Apartar de su medio de producción a los limpiavidrios sólo producirá más rencor y resentimiento en contra de un sistema injusto que ha sido cómplice histórico de la exclusión social y de la falta de oportunidades que los mantiene oprimidos, lo que los empujaría a buscar otros medios de producción que, muy posiblemente, no sean otro que la delincuencia común, el robo y el narcotráfico.


No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.