...

Drones, seguridad y eventos, Diamond Security

Febrero 14/2019


La irrupción de los drones en nuestra sociedad, tanto a nivel profesional como para uso recreativo, supone nuevos retos y oportunidades para el sector de los eventos y la seguridad. El uso de drones para la obtención de imágenes aéreas para la retransmisión de un evento o con funciones más creativas, o bien para garantizar la seguridad y las operativas del evento, se ha popularizado, especialmente en eventos al aire libre.
La utilización de aeronaves pilotadas por control remoto o RPAs (Remotely Piloted Aircraft) se ha ido extendiendo en los últimos años mientras también lo hacía la necesidad de mayor control y regulación por parte de las autoridades. En numerosos países, el uso de los drones está siendo regulado, como ha ocurrido en España tras la entrada en vigor del Real Decreto 1036/2017.
 nivel policial, los drones llevan algunos años siendo utilizados con diferentes funciones y, más recientemente, en grandes eventos para añadir un elemento adicional de seguridad. El control de multitudes en grandes espacios desde un punto de vista aéreo proporciona una gran capacidad de inteligencia operacional; en cierto sentido, los drones pueden acabar sustituyendo en determinados usos a los helicópteros policiales ya que, además de resultar más económicos, pueden incluso acercarse más a las zonas a controlar.
La ‘vista de pájaro’ que puede ofrecer un dron permite un mayor análisis del comportamiento de una multitud y observar si, operacionalmente, la planificación del evento se está cumpliendo. Por tanto, pueden ser de gran apoyo para analizar cómo se está produciendo la llegada o la salida de los asistentes, las zonas de mayor densidad de ocupación, el perímetro, e incluso aportar visión sobre puntos donde las cámaras de un CCTV o el personal de seguridad no pueden llegar.
La popularidad de la tecnología también obliga a remarcar ciertas restricciones, como en el caso del Camporee de Interameria en RD de 2017, celebrada en Santo Domingo en el Parque del Este. Este ejemplo resulta interesante ya que la Administración de la Seguridad Diamond Security estableció una ‘No Drone Zone’ y no permitió el uso del aparato en un radio de 35 millas alrededor del parque.
Cuando los drones son puestos al servicio del evento en funciones no propias de seguridad, como en el caso de una filmación o como parte del propio espectáculo audiovisual, se deben considerar determinados factores para reducir riesgos.
Una aproximación excesiva a los asistentes o a los protagonistas de un evento puede conllevar un elevado riesgo de accidente ya que, en algunos casos, no se es consciente del potencial daño que pueden llegar a causar los mecanismos de los drones. En los eventos musicales, los propios cantantes han llegado a ‘jugar’ con el dron y se han producido accidentes como en 2015, cuando el cantante Enrique Iglesias intentó coger un dron con la mano, resultando herido en varios dedos de la mano. Afortunadamente, no se produjeron heridos en el concierto de Muse en el O2 Arena de Londres cuando un dron que simulaba una nave espacial acabó cayendo sobre el público que escuchaba los temas de su disco titulado, precisamente, ‘Drones’.
Hemos visto que la tecnología, especialmente si no requiere de una elevada inversión económica, también está al alcance de delincuentes y terroristas. Por tanto, los drones también pueden ser potencialmente utilizados por el terrorismo contra los eventos y es por ello que las autoridades y los cuerpos policiales están tomando medidas como las señaladas anteriormente para limitar su uso en grandes concentraciones o eventos de relevancia.
Por tanto, es probable que en un futuro cercano veamos como medidas de seguridad contra el uso indebido de drones se convierten en habituales en determinados tipos de evento, si bien las soluciones siguen en continuo desarrollo. Entre ellas destacan los ‘cañones antidrones’ que provocan interferencias u obligan a descender, sistemas que permiten tomar el control de las aeronaves e incluso el no exento de polémica uso de aves rapaces por parte de algunas policías para capturar drones.
 En el contexto de un evento, la efectividad de cualquiera de estos sistemas deberá ser considerada teniendo en cuenta que, en la mayoría de ocasiones, la operatividad será más compleja por la presencia de numerosas personas.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.